San Juan Bosco – 31 enero

st_john_boscoA primera vista parece un cura cualquiera, digno y recogido, y este recogimiento interior le confería algo de atrayente. Quien lo encontraba experimentaba una especial simpatía y reverencia. Sus maneras gentiles abrían todo corazón. Sus palabras, su comportamiento, toda su acción estaba infundida por el efecto de la castidad, una sencillez tan grande y una brisa virginal para convencer y edificar a cualquier persona que se acercase aél, aunque fuese depravada.

Para todos era un amigo, un consolador un padre. Detestaba los discursos inútiles, hablaba despacio y con mucha gravedad. Su bondad era estraordinaria. Consumió su vida para gloria e Dios y la salvación de las almas, su hablar, su obrar tendía sólo a este ideal. Sacó de lo sobrenatural una fuerza insuperable, un alma maravillosa, una heróica paciencia, para tener éxito en cada empresa.

De Dios recibió una gran inteligencia, una mente preparada, una gran memoria y un temperamento resistente al cansancio. Êl consagró todas estas portentosas facultades al Señor. Era Docto en latín y griego,leía hebreo, hablaba francés y entendía el alemán, competente en filosofía, teología, derecho,historia, geografía, ciencia sagrada y profana hasta sorprender a los expertos. Dotado de una memoria estraordinaria, leía un libro sin olvidarlo jamás.

Desde pequeño destacaba por lo Sobrenatural, mediante sueños y visiones y ser apóstol de los jóvenes. Él se adherió con todo el corazón a esta misión y el cielo le concedió ayudas extraordinarias.

He aquí como debería ser hecha la plegaria según Don Bosco:

  1. Quien ora no debe tener conciencia de pecado mortal.
  2. Debe orar inspirado por la fe, porque sin ella es imposible rezar bien.
  3. Rezar con mucha humildad.
  4. Orar, en primer lugar, por las cosas espirituales: como el perdón de los pecados, la luz para conocer la voluntad divina y nuestros errores, la perseverancia en las virtudes. Después, por los bienes temporales, la curación, los medios que necesitamos para vivir.
  5. Orar en nombre de Jesús para obtener de Dios, por los méritos de nuestro Divino Salvador.
  6. Orar con la convicción de ser escuchado.
  7. Il El Señor oye, de modo especial, la oración hecha en el momento de la Elevación de las Especies Sacramentales. Id con frecuencia a visitar al Señor y el demonio no os vencerá.

En la oración diaria hacía repetir tres veces la jaculatoria: Querida Madre, Virgen María, haced que se salve mi alma, seguida de un Avemaria.

PARA OBTENER GRACIAS

Oh glorioso santo,tú que ves los males que nos afligen y oprimen, el incierto hoy y el más incierto mañana, y el dolor que se ha converido en el inseparable compañero de nuestra existencia, muévete a piedad de nuestra pobre condición. También tú sufriste el malestar, la miseria, el abandono, la calumnia, la persecución y fue la experiencia del dolor la que te consoló y la ayuda de cuantos acudieron a tí. Ya que estás en el Cielo, junto a la Fuente Eterna de Caridad, Tú que sientes una compasión viva por nuestras desdichas, recurro a tí confiado para obtener la gracia …(explicarla).

Oh glorioso santo, a tí nada te niega el Señor porque trabajaste mucho en la tierra para su honor y gloria: intercede por mí, consígueme la gracia implorada si es útil para mi alma, y obtenedme la conformidad del divino querer y la perseverancia en el bien. Que también yo pueda llegar un día a alabar y a agradecer, junto a tí, al Señor en el Paraiso. Así sea.

Padrenuestro, Avemaria y Gloria.

Continua…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s