San José – 19 marzo

“Cualquiera que sea la gracia que solicites a San José sin duda va a ser concedida, para creer solo tienen que convencerse haciendo la prueba”.
Santa Teresa de Ávila

La vida de San José ha estado verdaderamente marcada por las iniciativas de Dios, iniciativas mistst20joseph20and20jesuseriosas, iniciativas más allá de la posibilidad de entender.
San José se dejaba conducir porque era justo y “justo” es el hombre que vive de fe.

 

Dios no le dice nada, no le da explicaciones, pero él obedece. Ha dicho siempre SÍ con la vida, no con las palabras. Frente a Dios nunca ha habido preguntas o dudas.

¡Cuán fecundo es este silencio! Dios habla y San José hace:
“No temas…”, y él no teme, todos los dramas están terminados.
“Levántate”, y el se levanta y emprende el camino.
“Vuelve…”, y él ya está de regreso.
¡Esta obediencia inmediata de San José a todas las indicaciones del Señor, nos demuestra su bella disposición interior!

Es estupendo este ejemplo de San José que, siendo también jefe de familia, se pone simplemente a su servicio con una familiaridad basada en el abandono y la contínua entrega. San José no mide la vidad de Jesús y de la Virgen de acuerdo a sus propias exigencias, sino que pone su vida al servicio de ellos. No parte para Egipto, cuando es cómodo para él, sino cuando los interéses de Jesús lo requiere.

San José es un laico en el más profundo sentido de la palabra. Es un hombre como todos. El Verbo se encarna en una familia en la que San José es el jefe y vive en la realidad de las criaturas humanas, en la condición más universal, que es la del trabajo y de la pobreza. San José nos enseña cómo ofrecer a Cristo el servicio de una vida totalmente insertada en la realidad terrena.

“Estas son las razones por las que hombres de todo tipo y nación han de acercarse a la confianza y tutela del bienaventurado José. Los padres de familia encuentran en José la mejor personificación de la paternal solicitud y vigilancia; los esposos, un modelo perfecto de amor, de paz, de fidelidad conyugal; las vírgenes a la vez encuentran en él el modelo y protector de la integridad virginal. Los nobles de nacimiento aprenderán de José cómo custodiar su dignidad incluso en las desgracias; los ricos entenderán, por sus lecciones, cuáles son los bienes que han de ser deseados y obtenidos con el precio de su trabajo.” (LEÓN XIII)
Continua…

Anuncios

San Juan Bosco – 31 enero

donbosco-e1372704527249

Don Bosco era simpre afable y, cuando acogía a un nuevo alumno en el Oratorio, tras haber conquistado su corazón con preguntas joviales, les preguntaba: “¿Tú quieres ser mi amigo?. Quiero ayudarte a salvar tu alma. ¿Comprendes lo que quiero de tí?. Quiero que vayamos juntos al paraiso”. Y, entre tanto, su ojo escrutador lo penetraba todo y adivinaba el carácter, la mente y el corazón. Conocida la capacidad del alumno, lo atraía hacia sí dulce y fuertemente, como ningún otro estaba en condiciones de hacer.

El Santo les decía: “Jugad, saltad, divertíos, pero no pequéis”. Don Bosco es el gran buen hombre de este mundo, pero frente a la ofensa a Dios llega a ser inexorable.” Y continuaba: “Seréis felices en la madurez si al final de la juventud observáis los Divinos Mandamientos, y lo que os atormentará, más que nada a la hora de la muerte, es el haber adquirido malas costumbres en la juventud”. Después se dirigió a los educadores: “No dejéis a los alevines nunca solos, en cuanto os sea posible, precededles al lugar donde deban reunirse: estad con ellos hasta que se hagan cargo los unos con los otros para asistirlos: sobre todo que nunca estén desocupados”.

A la pregunta del secreto para ser el patrón de muchos corazones, responde el Santo: “Religión y razón son los dos pilares de mi sistema de educación. El educador debe convencerse de que todos, o casi todos de estos queridos jóvenes;tienen una inteligencia natural para conocer el bien que ellos hacen personalmente, y a la vez están dotados de un corazón sensible, fácilmente abierto al reconocimiento. Cuando se esté juntos, con la ayuda del Señor, haced entrad en sus almas los principales misterios de nuestra Santa Religión, que nos recuerda el amor inmenso que Dios tiene al hombre: cuando se llegue a hacer vibrar en su corazón la cuerda del reconocimiento a cambio de los beneficios que hemos compartido largamente,cuando finalmente con el pilar de la razón se ha hecho que el verdadero reconocimiento del Señor se desarrolle y respalde con el querer, con respecto a los preceptos, especialmente aquellos que inculcan la observancia de nuestros deberes recíprocos …

La Religión, en este sistema,hace de bozal en la boca del ardiente corcel que lo domina: la razón luego hace lo que la brida, que presionando produce el efecto que se quiere obtener. Religión verdadera, sincera, que domine las acciones de la juventud: religión que, rectamente aplicada en los santos principios que regula toda sus acciones. He aquí, en dos palabras, resumido, el sistema que sigo. Continua…


Don Bosco ha vivido en lo sobrenatural y ha hecho grandes prodigios, puesto que, a través de una fervorosa y constante oración, estaba en contacto permanente con la Virgen María y Jesús. Sin la plegaria, en efecto, es imposible el camino espiritual, si se quiere seguir las Huellas de Jesús.

Si sientes en tu corazón la invitación de Jesús puedes orar desde tu habitación: pincha aquí y encontrarás un maravilloso grupo de oración. Así podrás unirte espiritualmente a tantos buenos hermanos esparcidos por los cinco continentes y tu vida cambiará.

Si deseas recibir el folleto rellena el formulario y lo recibirás sin gasto ni obligación de ningún tipo, excepto el de la oración. Los datos enviados están tutelados por ley y están considerados reservados.

Santa Isabel de Hungaria – 17 noviembre

saint_elizabeth_of_hungary

Isabel a la edad de cuatro años fue prometida a Ludovico, hijo y herede del soberano de Turingia, y para recibir una educación apropiada a su futuro rango de duquesa de Turingia Isabel es obligada a dejar su país natal para transferirse en el reino de su futuro esposo, o sea a la corte de Turingia.

El matrimonio de Isabel fué feliz “Si yo amo tanto a una criatura mortal – decía Isabel – a la fiel Isentrude – cuanto tendría que amar de más al Señor”. Isabel amaba tiernamente a Ludovico y Ludovico la amaba a ella, por su belleza, su gentileza y su gracia. En la corte la Duquesa era casi despreciada por la sencillez en el vestir y por la modestia en el vivir.

Apoyada por el consorte, Isabel dedicaba mucho tiempo a las oraciones y ejecutaba con generosidad las obras de misericordia hacia los pobres, los leprosos, los apestados, los enfermos en general y los necesitados, se consagraba en lo promoción de la justicia social.

Su amor por los pobres esta abundantemente documentado y todavía es digno de de notar el milagro del pan transformado en rosas, se afirma que un día Ludovico la encontró mientras corría por la calle con su mandil lleno de pan por los pobres, le preguntó que era lo que llevaba, ella dejó caer el mandil y en lugar del pan aparecieron magnificas y frescas rosas.

Santa Isabel creatura muy humilde tenia escondidas, las visiones y las platicas angelicales como las visiones mismas de Jesus que la confortaba, la alentaba y la raptaba en el extasis. Santa Isabel temia de ser alabado por los hombres y de ser presa del orgullo alimentado del viento de la adulación de los hombres porque despreciaba las cosas vanas del mundo y habia escogido el vivir humildemente, ella una princesa, abierta hacia el amor de Dios y al socorro de los que sufren.

Su increible amor por Jesus la volvio hija predilecta y atraves de Ella Dios da testimonianza. S. Isabel hizo resucitar muertos, mas de 16, tuvo tambien el don y el privilegio de la curación de un ciego de nacimiento, y una lista de curaciones increibles, esta abundancia de milagros da testimonio y proclama Su Santidad.
En el dia del traslado de su santisimo cuerpo, despues de que fue colocado en el ataud de plomo, levantada sobre la tierra, sellada con los sellos de los obispos y de los ministros eclesiasticos, con el testimonio de los religiosos, en el sarcofago abierto al dia siguiente para distribuir las reliquias, fue encontrado un perfume de un aceite extraordinario que salia abudantemente de los huesos de ella. Todo esto se manifiesta hasta ahora a aquellos que la observan.

En la tumba de Santa Isabel, por sus meritos, viene donada la vista a los ciegos, el oido a los sordos, el paralitico camina, el mudo habla, los prisioneros se liberan de las cadenas y de la carcel, epilepticos y los furiosos se curan, los endemoniados vienen liberados, los muertos resucitan, los leprosos vienen curados, y acudiendo en multitud el pueblo obtiene el deseado alivio para las diversas enfermedades. Asi cada uno obtiene aquello que implora con la debida humildad, recibe aquello que pide con ardor sincero, puesto que la puerta de la gracia se abre a quien la toca con la tenacidad de la devoción. Y no es tan solo la enfermedad corporal que encuentra cura y alivio sino que hasta el mal espiritual.

Tambien nosotros podemos dirigirnos a esta gran Santa, ala gloriosa Isabel a ella que puede volverse la abogada de nuestras culpas, y obtener atraves de sus meritos aquello que podamos pedir. Apuremonos si somos hambrientos para ser satisfechos, que los jovenes reconozcan aquella que resucita a los muertos, las jovenes vean en Ella brillar la virtud de la castidad y los necesitados vean en Ella su apoyo y su consolación.
La invoque el afligido como consoladora, la invoque hasta el culpable para que sea convertido, la invoque el debil, el necesitado para que reciban el aliento y la satisfacción, la invoquequien en la tribulación ha necesidad de ayuda.

Santa Isabel es consuelo de los afligidos, da satisfacción a los necesitados, alivio a los oprimidos. Atraves de ella no puede ser negada la suplica sincera, la oración ferviente envueltade lagrimas. No Puede ignorar a aquellos que en el propio sufirmiento aprendio la comprension hacia los demas, aquellos que en la privación personal aprendio a comprender, aquellos con los que fue generosa, es mas predica obras de misericordia al escuchar las suplicas de los pobres.

Con la fe de ser escuchados dirijamonos todos humildemente a ella como refugio especial, vayamos todos suplicantes.
Todas las creaturas del mundo vean en ella la divina clemencia y en particular en que modo Jesus abrio la puerta de la misericordia por Su Intercesion, Por amor a Jesus Isabel desprecio los bienes terrenales y cada vanidad del mundo. Ellos vio, lo amo de verdad, crean firmemente en el, pidamos a esta luminosa Santa de obtener de Dios el don de la fe verdadera, que nos de la conversion continua del corazon para poder volar en el amor puro de Dios. Continua…