Junio – Corazón de Jesús

sacred-heart-of-jesus-8

Las grandes visiones:

  1. Jesús se apareció a Santa Margarita María Alacoque y la invitó a ocupar el sitio que San Juan había ocupado durante la Última Cena, y le dijo: “mi Divino Corazón está tan apasionado por los hombres que, no pudiendo contener en sí las llamas de su ardiente caridad, necesita expandirlas. Te he elegido para cumplir este gran designio: para que todo sea hecho por mí”.
  2. El Corazón de Jesús se manifestó sobre un trono de llamas más radiante que el sol, y transparentes como el cristal, rodeado de una corona de espinas, simbolizando las heridas infringidas por nuestros pecados y encabezado por una cruz.
  3. Jesús se presentó a Margarita María todo fulgurante de gloria, con sus cinco llagas brillantes como soles, y, por aquella sagrada humanidad, salían llamas por todas partes, pero, sobre todo, de su admirable pecho, que asemejaba a un horno, y, estando abierto, ella descubrió en el amable y amante Corazón, la verdadera fuente de las llamas. Jesús la solicitó para hacer la Comunión el primer viernes de cada mes y para postrarse con la cara en tierra desde las once de la noche, entre el jueves y el viernes”.
  4. Jesús le dijo que se sentía herido por las irreverencias de los fieles, y añadió: “Lo que más me duele, es que lo hacen los consagrados”.

“Éste es el Sagrado Corazón: el que tanto ha amado a los hombres, el que no ha escatimado esfuerzos hasta unirse, incluso consumirse, para testimoniar su amor. Y en recompensa, de la mayor parte de los hombres, sólo recibo ingratitudes, irreverencias y sacrilegios, junto con la frialdad y el desprecio con que mal me usan en este sacramento de amor…Por eso te pido que el primer viernes, tras la octava del Santo Sacramento, sea festivo particular para honrar a mi Corazón. Ése día les comunicarás y exigirás reparación de honor para compensar las indignidades que he recibido durante todo el tiempo en que he sido expuesto en los altares. Te prometo que mi Corazón se ensanchará y pagará con abundantes influjos, de su divino amor, sobre los que le rindan honores y tributos”.

Continua…

Anuncios

Devoción al S. Corazón

vluceLa práctica devocional, de la Iglesia Católica Romana de los “Los Primeros viernes de cada mes” tuvo origen por Santa Margarita María de Alacoque, surgida de la “Gran Promesa” revelada por el mismo Jesús.

Ya desde el nacimiento el Espíritu Santo tomó posesión de esta alma, ya que esta criatura tuvo que ser, según el plan de la Divina Providencia, el instrumento para realizar los dibujos de la Divina Misericordia. El Señor le habría descubierto Su Corazón y le habría encargado de manifestarlo a su Iglesia.

De cómo preparó el Señor a Margarita María para esta misión y cuáles fueron las innumerables pruebas, lo trataremos aparte. Aquí, daremos unos trazos esenciales para evidenciar el esplendor de esta Santa.

Margarita María

Nació en la villa de Lhautecour, el lunes 22 de Julio de 1647 y fue bautizada el 25 del mismo mes. Hizo su priemera comunión a los nueve años y, en el contacto sacramental de su alma con el Señor, Jesús llegó a ser su Maestro y le cautivó el corazón. Así, lo comprende: “Mi único Amor, cuánto os debo al haberme habitado desde mi tierna juventud, tomando posesión de mi corazón”.

Tras una infancia de sufrimientos, Margarita María corona su devoción entrando en el monasterio de la visitación de Parray le Monial. Tras dos meses, vistió el Santo Hábito el 25 de Agosto de 1671 a la edad de 24 años. Su alma ya estaba libre de cadenas humanas para adorar y sufrir por su amado Jesús. Así lo comprende la Santa: “Sentí mi corazón lleno de Dios, su conversación era tan dulce que solía pasar tres horas sin sentimiento alguno y sin ni siquiera adormecerme…”. Continúa…