Cuaresma

A 4158Al ser maltratado se humillaba y ni siquiera abría su boca: como un cordero conducido al matadero, como una oveja muda ante el que la esquila, Él no abría su boca.
( Isaías 53,7 )

Este es el camino Pascual que, en su fase final, atraviesa los momentos dramáticos y terriblemente dolorosos de la Pasión y la Cruz para, después del silencio del Sábado Santo, explotar en la alegría gloriosa de la Pascua.

Es como una Luz purificadora que irrumpe resplandeciente en la conciencia de todo cristiano, permitiéndole sentir la emoción de descubrir un amor tan grande como el del Hijo de Dios, Quien se entrega totalmente, Quien ofrece su vida por amor a cada uno de nosotros.

El poder extraordinario que tiene sobre nuestras almas la meditación en las distintas etapas de la Pasión del Señor se manifiesta en la paz que experimentamos, en la fe que ésta provoca, en la fortaleza que nos invade y en la esperanza nueva que Él infunde sobre nosotros.

Continua…la Pasión.

Anuncios