Presentación del Señor

dcbae858a336723e7bd8e63f28533951“Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos”.

Lucas 2

El Dolor de María
de Enrique Suso

Del Librito de la Eterna Sabiduría

Pura Señora y noble Reina del cielo y de la tierra, toca mi corazón petrificado con el mar de lágrimas que has derramado por la amarga tribulación de tu Amado Hijo, debajo de la mísera cruz, a fin que este corazón se enternezca y puede comprenderte, De hecho, la pasión del corazón es de tal naturaleza que nadie la conoce bien, si no quien la ha probado. Ah, ahora toca mi corazón, Señora, con tus tristes expresiones y pocas palabras como te comportaste debajo de la cruz cuando viste a tu Amado Hijo morir tan dolorosamente.

RESPUESTA: Tú tienes que entenderlo con lamento y con dolor en el corazón. Aunque, si ahora estoy libre de cada sufrimiento, no lo estaba en aquel tiempo.

Antes de llegar al pie de la cruz había sentido grandes e indecibles dolores, especialmente cuando tuve la primera visión de mi hijo maltratado, brutalmente golpeado. A causa de esto permanecí sin fuerzas y así, agotada, fui conducida, siguiendo a mi amado Hijo, al pie de la cruz. Pero lo que me preguntas, esto es, cuál fue mi estado de ánimo y como me comporté, escúchalo, para cuantos sea posible saberlo. De hecho, no ha nacido un corazón que puede conocerlo a fondo.

Mira, todos los sufrimientos que nunca experimentará un corazón se pueden comparar al insondable dolor que mi corazón sufrió entonces, son como una gota de agua en comparación con el mar. Por lo tanto, comprende ésto: mientras más Amado y dulce es [hacia nosotros], más insoportables son su pérdida y su muerte. Nunca nació sobre la tierra alguien tan tierno. ¿Dónde se ha visto antes alguien más amoroso que mi único, tan amable y Amado por el cual y en el cual yo poseía absolutamente todo lo que este mundo podría dar? Estaba ya muerta yo misma cuando mi hermoso amor fue muerto y entonces yo morí también. Mi Amado era único y era el amor de mis amores, por eso mi sufrimiento fue único y fue sufrimiento de sufrimientos como nunca lo ha habido. Continua…

Anuncios