Maria Madre de Jesús – 1 enero

mariatv255b1255d

La Madre de Jesús

Su alma se ve hermosa, virgen, como cuando el padre pensó en ella reuniendo todas las gracias. Es Virgen, única, perfecta, así la pensó. Así la creó. Así se mantuvo. Es la Virgen, es el abismo de la pureza, de la gracia que se pierde en el abismo que es Dios.

Virgen Inmaculada

¿Quién es ésta que despunta como la aurora, bonita como la luna, resplandeciente como el sol? Es un rayo de luz que va dulcemente donde se abre el corazón. La mano de Santa María siembra donde uno pone su Corazón, para hacer nacer frutos luminosos dignos del esplendor del cielo.

Oh caminante que, como yo, has oído la llamada de esta tierna madre, de María, que desea todavía instruir nuestro pequeño corazón, para avivarlo a fin de que arda todavía más de amor infinito.

Incluso la luz se blanquea ante la presencia de Mamá y, como el sol hace asomar la mañana, pedimos a María la luz que ilumine nuestro camino. La serenidad, el gozo y la paz son un cielo exclusivo para aquellos que saben elevar el corazón al amor infinito, que late también con el corazón de Mamá. Si buscas con devoción, podrás comprender su Amor filial.

Santa María es la Mamá que llama

Llama, porque es Madre, Madre de Jesús y Madre nuestra. Ama a Jesús llevando a Él nuestras almas, y nos ama, dándonos a Jesús. Ansias y delicadezas, gozos y martirios florecen en ella del mismo tallo: un amor que no tiene límites, que ofrece el corazón; descanso en cada hora de fatiga, luz en las horas oscuras y refugio en los momentos de temor. Continua…